Algodón

Vino sobre la mesa al entrar.

Mil caricias y tu boca un colchón de pétalos.

Tus manos envuelven las mías y tus ojos me elevan a tu pecho.

Descanso allí sin saber que pasara mañana. Temor de alejarnos.

Tu piel suave y blanca me transforman.

Tu calor en mi espalda por las mañanas. Amanecer enredados.

Y tus besos por las noches, paz al cerrar los ojos.

Girar entre sabanas, entrando en tu mundo de algodón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s