La primera vez…

Todos deseamos una primera vez amistosa pero con fuego. Aunque empecemos por la amistad. Luego avancemos muy despacito.

Las primeras veces siempre nos dejan algo que aprender, sea lindo, feo, para el recuerdo o para querer matarnos. Siempre estamos viviendo una primera vez. La vida no es tiempo vivido. Es una secuencia de primeras veces que forman momentos, que luego recordaremos y llamaremos “mi vida”.

Y a partir de aquí comienzo a relatar mis nuevas primeras veces comenzando por esta.

Ángel cansado.

Las señales de vida se hicieron presentes durante todo el proceso y no las quisiste ver.

Sabias que tarde o temprano volverías a caer en la desolación.

Sin luz al final del pasillo, sin luz a mitad de camino.

Apagas todas la velas y te sientas a esperar un nuevo día

Mientras intentas descifrar el acertijo que te dejo ese mago alguna vez sobre la cama

Como depurar los sentimientos de dolor de una mente cansada

Cuando la garganta queme de tanto llorar y el sol parezca no existir

Si todavía no sientes el fondo, no puedo impulsarme y salir.

Nada parece tener vida ya, solo los recuerdos de días en los que no sabias que eras feliz.

Reencarnar cada flor de color y disfrutar una ducha caliente

Sentir como se enfrían los dientes de tanto sonreír

Salir a caminar cada día por lo que cada noche sera tu cena.

Cuando deje de soñar es cuando comencé a morir lentamente en los brazos de nadie.

La luz del living.

Viento que atraviesa el tejido de una gruesa cortina negra que flamea en la ventana de un recuerdo.
Parece metal, es madera fria y marfil tocando la melodia que recordaras al salir de esta habitacion.
Que el viaje no termine mientras el sol todavia alumbre mis ojos.

 

Despedida.

Nuestros cuerpos se funden en la oscuridad de la sala y tus dedos no dejan acariciar mis poros. Esas historias de vida entran por los ojos hasta el corazon, hasta las lagrimas.

Esa sensacion de que mañana no te tendre, pasado tampoco. Eres libertad mezclado con vida.

Aqui estoy una vez mas. Deseando que el momento no acabe, que frene el tiempo y que quede el almibar de estas butacas.

Girando en tu pecho encuentro mis latidos junto a los tuyos, tus ojos mi presente, tus manos mis amantes.

Algodón

Vino sobre la mesa al entrar.

Mil caricias y tu boca un colchón de pétalos.

Tus manos envuelven las mías y tus ojos me elevan a tu pecho.

Descanso allí sin saber que pasara mañana. Temor de alejarnos.

Tu piel suave y blanca me transforman.

Tu calor en mi espalda por las mañanas. Amanecer enredados.

Y tus besos por las noches, paz al cerrar los ojos.

Girar entre sabanas, entrando en tu mundo de algodón.

 

New Day

Ese momento mágico en el que decidís no darte por vencido.

Abrir la ventana, esta la lluvia y no te importa.

Decides bailar al ritmo de su corazón. Electrónica.

Saltas desde el acantilado. Viento cálido entre las alas.

Confortante camino de espuma.

Un día todo cambio.